ESTRATEGIAS PLAN DE MARKETING DIGITAL



Donde antes se empleaban ampliamente los anuncios de radio, la publicidad televisiva, las vallas de publicidad y la prospección telefónica, actualmente se han impuesto nuevas formas de marketing: envío de correos electrónicos, banners on-line, referencias naturales y pagadas, comercio online, marketing de contenidos, redes sociales, empleo de Big Data....

Si el Marketing Digital es tan empleado, es porque da muchas ventajas tanto a las empresas para acrecentar su notoriedad, fidelizar y lograr ahorros reales, como a los clientes que pueden beneficiarse de ventajas adaptadas. Sin embargo, estas nuevas ocasiones no consisten simplemente en digitalizar las técnicas existentes. Requieren habilidades muy concretas, y la formación en Marketing Digital se ha transformado en una necesidad para la mayoría de las entidades.

Para comprender cómo nació la mercadotecnia tal y como lo conocemos en la actualidad y por qué es tan esencial, primero debemos analizar las innovaciones digitales que aparecieron frente al público en general a inicios de la década de 1990.

La segunda revolución tuvo lugar en los años dos mil, cuando la comunicación unidireccional (de la marca al cliente) dio paso a los intercambios, facilitados por la llegada de los foros de discusión, pero sobre todo de las redes sociales. Con unos pocos clicks, los usuarios de Internet pueden dejar sus creencias, compartir comentarios, chatear con el servicio de atención al cliente, unirse a una comunidad de marca, o bien incluso participar en el diseño de nuevos productos y servicios en cooperación con las compañías. Esto es lo que LEGO ha hecho en una plataforma dedicada, permitiendo a los clientes del servicio expresar sus deseos y votar por los productos que les gustaría ver comercializados, o bien lo que Decathlon ha propuesto con su "Sport Idea Box" a fin de que los consumidores puedan progresar los equipos existentes.

Esto, sin duda, ha cambiado la manera en que los profesionales se dirigen a sus clientes y prospectos, apartándose gradualmente del marketing tradicional, sin abandonarlo por completo. De hecho, no se trata de poner fin a las técnicas de marketing más tradicionales, sino más bien de integrar todos los medios de comunicación libres para practicar el marketing en 360° y desarrollar una presencia real que permita captar clientes del servicio y reforzar la imagen de marca.



Es bastante difícil para las compañías francesas, ya sean grandes conjuntos, pequeñas empresas, distribuidores de servicios, empresas muy pequeñas, etcétera, evitar la transformación digital. En efecto, la enorme mayoría de los establecimientos están presentes en la Red de una forma u otra (sitio, página en las redes sociales, artículos de prensa publicados on line, banners, formulario de establecimiento a través de Google...) y parece peligroso descuidar su presencia digital si no quiere ser superado por la competencia. Por servirnos de un ejemplo, según un estudio de Médiamétrie efectuado en dos mil diecisiete, los jóvenes pasan más tiempo en Internet que delante de sus televisores y, según CRÉDOC, el setenta y tres por ciento de la población tiene un teléfono inteligente (¡el 90 por cien para los jóvenes de dieciocho a treinta y nueve años!) de uso diario para la mayor parte de ellos.

Además de esto, Internet abre oportunidades en un mercado global al que antes era bastante difícil acceder para las compañías locales. El Marketing Digital es, por lo tanto, tanto más esencial cuanto que deja el acceso a millones de clientes potenciales en cualquier momento del día. Por ende, la tecnología digital no solo es una de las últimas tendencias, sino asimismo una forma de acrecentar su volumen de negocios y su reputación utilizando todas las técnicas a su predisposición.



Merced a las cookies, los datos GPS y las bases de datos, disponen de información valiosa para ofrecer contenidos útiles e interesantes para el usuario de Internet. Esto permite, por poner un ejemplo, mandar códigos promocionales dirigidos, retargeting, apuntar a una Marketing Digital determinada categoría de la población con anuncios de Facebook, etc. Actualmente, todo es más simple merced a la disponibilidad de los datos en tiempo real, para adaptarse de manera rápida a las necesidades y no perderse ningún usuario potencial.

Al paso que parece claro que el marketing en Internet puede ampliar considerablemente la base de consumidores potenciales, asimismo es esencial ser siendo consciente de que es una forma muy efectiva de retener a los clientes existentes. Para ello se pueden usar múltiples palancas:

Recolección y análisis de datos, para conocer a los consumidores, ofrecerles lo que necesitan y mostrarles el interés en su individualidad, para crear una conexión más fuerte con la marca.
La busca de una experiencia de usuario positiva, para ofrecer más que publicidad a los usuarios de Internet y a los usuarios de móviles. La meta es ofrecer un contenido que cuente una historia inmersiva y divertida, para que el consumidor recuerde la marca, cree un vínculo especial con ella y quiera regresar a entrar en contacto con ella. Por servirnos de un ejemplo, a través de terminales táctiles o bien tótems interactivos situados en los puntos de venta o en los stands, es posible ofrecer servicios complementarios y de entretenimiento a los consumidores (fotos de recuerdo, juegos, presentación del catálogo completo en versión 3D, etcétera).
La creación de una comunidad de marcas por medio de redes sociales y aplicaciones móviles, para establecer una relación privilegiada y continuar omnipresente en la mente de los consumidores, pensando en ofrecer contenidos útiles y/o entretenidos, para no generar fatiga.
Cercanía a los usuarios y la posibilidad de contestar a sus preguntas prácticamente instantáneamente a través de redes sociales como Twitter o Facebook Messenger, Chatbots, etc.



Esto semeja tanto más cierto cuanto que las tecnologías evolucionan a alta velocidad y la revolución digital está lejos de haber dicho su última palabra, ofertando a las compañías cada vez más oportunidades para comunicarse y fidelizar a sus clientes. Ya las primeras técnicas empleadas en el Marketing Digital pierden su eficiencia, como es el caso de las campañas de afiliación o bien Display. Su impacto y rentabilidad ya no son suficientes en frente de nuevos tipos de publicidad como la realidad virtual, que ofrece una experiencia considerablemente más inmersiva.

Esto es especialmente cierto en el caso de las PDAs, que facilitan la vida diaria de los usuarios, ofreciéndoles contenidos enormemente adaptados. La RA asimismo ofrece nuevas posibilidades, al llevar los objetos virtuales al corazón de la realidad, en ocasiones aun sin que el consumidor los haya pedido.

En un corto plazo, podemos imaginarnos de qué forma los departamentos de marketing van a poder aprovechar las últimas tecnologías para ofrecer más rentabilidad a la compañía, mas brotan varias preguntas sobre la comercialización del futuro dentro de 15, 30 o 50 años: ¿podrán las empresas adaptarse tan rápidamente como sea necesario a las innovaciones? ¿La desconfianza en la inteligencia artificial no ralentizará la tecnología digital? ¿No impedirá la protección de los datos y la privacidad, tan apreciados por los consumidores, que las empresas desarrollen sus estrategias digitales como les gustaría?


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *